domingo, 3 de agosto de 2014

La implantación del Derecho Laboral en España

Menea este post en Meneame.net
 “El levantamiento del proletariado constituye el episodio más grande 
e interesante de la edad contemporánea, epopeya que anula las
epopeyas clásicas, aunque haya carecido de un Homero”
Bernaldo de Quirós, auxiliar del Instituto de Reformas Sociales (1913)


El Derecho del Trabajo sólo fue implantado en España a raíz de las Revoluciones industriales y la implantación de un sistema capitalista que multiplicaba la producción. Las primeras normas de derecho del trabajo fueron redactadas en España cuando empezaron a surgir conflictos sociales entre los intereses del obrero y los intereses del patrón.

Hasta entonces no podemos considerar la existencia de un Derecho del Trabajo concebido como "derecho de la clase trabajadora", no podemos encontrar antecedentes paralelos en las relaciones presuntamente laborales que se habían dado a lo largo de la historia; a título de ejemplo, las relaciones en el feudalismo, entre señores y vasallos, no se asimilaban ni cumplían las notas características del trabajo por cuenta ajena -tal y como lo conocemos ahora. 

Tampoco otras formas conocidas como los gremios, gozaban de una regulación que pudiese considerarse jurídica, aunque sí obedecían ciertos tipos de normas. Así, el aprendiz tenía entre sus obligaciones, obedecer al maestro y guardarle fidelidad, acudir al obrador todos los días y no ausentarse. Mientras, las obligaciones del maestro se basaban en la manutención del aprendiz (también en pagar cierta compensación económica), así como en su adiestramiento y educación en la profesión

Así pues, el origen de las relaciones trabajo nace al tiempo que surge y se instaura en España el capitalismo basado en el trabajo entendido como una fuerza de producción, mediante la cual los patronos, consiguen una productividad necesaria para satisfacer sus intereses económicos. 


Podría decirse que el primer precedente del Derecho del Trabajo actual surgiría en Europa a principios del s. XIX, pero en España se retrasaría su implantación hasta finales de ese siglo y principios del siguiente. Con anterioridad a eso, las normas de derecho laboral, se reducían a la simple función de control: regulación de las huelgas, trabajo de menores, jornadas, etc.

Las condiciones paupérrimas de trabajo en la segunda mitad del s. XIX, que obligan a los obreros a laborar entre 10 y 12 horas días por un salario mísero que les obliga a malvivir, hacen surgir movimientos políticos y sindicales que ayudan al asentamiento de las primera normas laborales. Estas son las características del trabajo capitalista, que se extiende hasta la actualidad, y que en su origen histórico, fuerza el nacimiento del Derecho obrero español, frente a la burguesía, que considera la necesidad de una regulación de normas que solucionasen los conflictos entre obreros y patrones, al menos para salvaguardar la tranquilidad y la seguridad en el Estado, puesto que los abusos patronales causan fuertes movimientos obreros y anarquistas que era necesario apaciguar, y de esa forma lograr mantener el sistema.

En aquella época, en 1879 se funda el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) entre varios trabajadores de varios oficios (médicos, tipógrafos, plateros, un zapatero, etc) y su sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) en 1888, su presidente fue el posteriormente candidato y primer diputado socialista; Pablo Iglesias.



A principios del s. XX empezarían a consolidarse las primeras normas de derecho laboral, que irían creciendo a lo largo de la Dictadura de Primo de Rivera, y la Segunda República. A partir de ese momento, empezó a distinguirse el Derecho Laboral Público, que trataba de materias reservadas para el control del Estado, del Derecho Laboral Privado, este sí para regular las relaciones y los conflictos entre obreros y patronos.

En su evolución el "derecho laboral" ha recibido varias denominaciones: Derecho industrial, Derecho obrero, Derecho social y Derecho laboral. En su esencia, la idea es la misma, lo que variará será el perfeccionamiento de la técnica.

Los antecedentes de los procedimientos laborales para la solución del conflictos fueron los Tribunales Laborales, los Comités paritarios y los Jurados mixtos en a partir de 1908. Pero no puede hablarse de un proceso judicial para el derecho laboral hasta la Dictadura de Franco, con el nacimiento de las Magistraturas de Trabajo.

Antes del fin de la Guerra Civil, en mayo de 1938 se creó la nueva Magistratura del Trabajo que duraría hasta 1979, rigiendo conforme a la Declaración VII del Fuero del Trabajo: "se creara una nueva Magistratura de Trabajo con sujeción de que esta función de Justicia corresponde al Estado".

El Fuero del Trabajo también supuso la creación de los Sindicatos Verticales, que estaban formados tanto por patronos como obreros, lo cual, en la práctica suponía, como es obvio, que no pudiese llegarse a ningún acuerdo. 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal