lunes, 4 de agosto de 2014

Despido nulo trabajadora embarazada

Menea este post en Meneame.net
Entre otras causas que pueden derivar en un despido nulo, (como la discriminación o la vulneración de derechos fundamentales), también son nulos los despidos que recaen sobre una amplia gama de situaciones que algo tienen que ver con el embarazo, la maternidad, o sobre los derechos y permisos que tienen las trabajadoras y trabajadores que están embarazadas o disfrutan de permisos o suspensiones por maternidad, paternidad, adopción, acogimiento, etc...

Estas situaciones son las que se pueden apreciar en los art. 53.4 apartado b) y art. 55.5 ET:

Antes de la suspensión del contrato
- Trabajadora embarazadas desde el inicio del embarazo hasta el comienzo del periodo de suspensión.
- Trabajadores que se hayan acogido a algún permiso por maternidad.

Durante la suspensión del contrato
- Trabajadores durante el periodo de suspensión por maternidad.
- Trabajadores durante el periodo de suspensión por riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia, enfermedades causadas por el embarazo, parto o lactancia natural.
- Adopción, acogimiento o paternidad.

Tras la suspensión del contrato
También se considera nulo el despido de los trabajadores después de haberse reintegrado al trabajo al finalizar los períodos de suspensión del contrato por maternidad, adopción o acogimiento o paternidad, siempre que no hubieran transcurrido más de nueve meses desde la fecha de nacimiento, adopción o acogimiento del hijo.


Tal y como puede apreciarse del esquema anterior, concluimos que la trabajadora embarazada tiene protección desde el momento del embarazo hasta que el niño cumple nueve meses.

Además también existe protección para otros permisos como la paternidad, la adopción o el acogimiento, así como los inmigrantes que proceden del extranjero y tener dificultades lingüísticas que les complican seriamente la inserción social.


Despido nulo y sus particularidades
Cuando una trabajadora o un trabajador es despedido en alguna de estas situaciones, el despido debe considerarse nulo, y debe readmitirse al trabajador con abono de los salarios que no ha podido cobrar por estar despedida. La nulidad es la regla general del despido contra una embarazada o en situación asimilada, a no ser que se pruebe su procedencia.

Por ejemplo, en este artículo planteamos el caso de una mujer que había sido despedida por una falta disciplinaria muy grave, que fue abusar del teléfono de la empresa. El Tribunal reconoció la falta muy grave, y avaló el despido de la trabajadora, aún estando embarazada.

También es posible, en caso de despido objetivo, que las causas del despido (por ejemplo, situación económica negativa) queden acreditadas y probadas, por lo cual el despido no sería discriminatorio por razón de embarazo, sino que sería procedente por razones objetivas (económicas, organizativas, etc) como ocurrió en el caso de esta sentencia.

Pero si no se prueba que la causa del despido está justificada, el despido será declarado nulo y procederá la readmisión inmediata de la trabajadora o el trabajador despedido, con abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la readmisión de la trabajadora.

En este sentido, cabe recordaros que tenemos abogados colaboradores en todas las ciudades de España, por lo cual os animamos a que solicitéis nuestros servicios en materia de despidos o cualquier materia laboral a través del formulario de consultas personales.


No exigencia de la conciliación previa
El artículo 63 de la LRJS, exime de acudir a la vía previa de conciliación en el SMAC a los trabajadores y trabajadoras que hayan padecido un despido nulo, por darse durante el ejercicio de derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Por tanto no será necesario presentar papeleta de conciliación en el SMAC pudiendo ser presentada la demanda judicial directamente en los Juzgados de lo Social, que con un poco de suerte, señalarán la vista a 6 u 8 meses desde la presentación.

Ese periodo de 6 a 8 meses (o más) que puede durar el procedimiento, será el tiempo durante el cual el empresario se verá obligado a pagar a la trabajadora los salarios dejados de percibir.


El empresario no tenía conocimiento del embarazo
Cabría plantearse, y de hecho ha causado serias dudas en los Tribunales, si serían igualmente nulos los despidos realizados por el empresario aún sin tener conocimiento del embarazo.

La respuesta es que no se puede exigir que el conocimiento previo del empresario sea un requisito esencial para considerar nulo el despido, pues se trata de una garantía de carácter automático y objetivo, que opera cuando una trabajadora está embarazada, independientemente del conocimiento que tenga o no tenga el empresario sobre su estado. Tal y como afirmó el Tribunal Supremo en la sentencia de 3/10/2013, que intentaba unificar la doctrina en la materia.


Consejos durante el embarazo
Si eres candidata a una oferta de trabajo, evita mencionar que estás embarazada, porque no te contratarán (aunque la discriminación por razón de embarazo está prohibida, nadie podría demostrarla antes de entrar en la empresa). Una vez contratada, estarás a salvo durante todo el embarazo y los nueve meses posteriores. Si te despiden estando embarazada no dudes en demandar, porque conseguirás la nulidad del despido, y serás readmitida con el pago de los salarios dejados de percibir durante la tramitación del juicio. El desconocimiento del empresario sobre el estado de la trabajadora no le exime de responsabilidades frente al despido nulo.

Si has sido despedido o vas a ser despedida, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de consultas personales.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal