martes, 15 de julio de 2014

Consejos para un despido improcedente

Menea este post en Meneame.net
Si estás afectado por un despido disciplinario u objetivo que consideras injusto o que la empresa no puede demostrar, este artículo te interesa y te recomiendo que sigas leyendo.

Un despido disciplinario u objetivo es improcedente cuando no está bien tramitado, fundamentado, probado o directamente es un despido por causas falsas. En esos casos la indemnización por despido que corresponde por Ley, es mucho mayor a la que en principio, quiere pagar el empresario. En este artículo voy a daros unos cuantos consejos para afrontar el despido improcedente, ya sea objetivo o disciplinario

Lo primero que debe recordarse es que para presentar una demanda contra un despido, el trabajador tiene un plazo de 20 días hábiles desde el cese en la empresa. Saber calcular la indemnización por despido es importante (en este artículo explico cómo se calcula), pero más importantes son los consejos que voy a daros a continuación.

Si tras leer este artículo tenéis alguna duda o consulta, ya sabéis que podéis utilizar el formulario de consultas privadasRevisión y estudio sobre su despido a partir de 30 €  Tenemos abogados colaboradores en casi todas las provincias de España.

En muchas ocasiones, el trabajador que se enfrenta a un despido, ante el temor de ir a juicio acepta el primer acuerdo que le ofrece la empresa, y deja morir el asunto, perdiendo en ocasiones más del 50% de la indemnización, cuando realmente se trata de un despido que carece de rigor suficiente o no existe ninguna prueba que lo demuestre.

Por ejemplo, un "despido disciplinario por disminución del rendimiento". ¿Eso cómo se prueba? Es muy complicado, empezando porque se necesitan pruebas suficientes de culpabilidad y gravedad suficientes. Pero sin embargo la empresa realiza un despido y dice: "ha disminuido voluntariamente el rendimiento" y no aporta más detalles. ¿Qué juez aceptará un despido disciplinario por ese motivo si no existen pruebas? Probablemente ninguno. Máxime teniendo en cuenta que en la jurisdicción laboral, los jueces tienen una función tuitiva (de protección) hacia el trabajador, por lo cual, no permiten que las empresas despidan a la ligera, ni abusen de su posición dominante.

A pesar de ello, el trabajador atemorizado prefiere pájaro en mano, aceptar un mal acuerdo y además creerse lo que le dice la empresa: "Pepe, estás haciendo lo correcto, es lo mejor".

Es normal que en el momento del despido el trabajador tenga miedo, más aún cuando ha perdido el trabajo y se enfrenta al paro; tal y como está el mercado laboral español. Pero hay que tener un poco de inteligencia jurídica para evitar perder los derechos (o mejor dicho, el dinero) por el camino. Voy a intentar daros consejos convincentes.


Siempre estás a tiempo de llegar a un acuerdo
No hace falta aceptar la primera oferta de la empresa. El trabajador que tiene miedo de demandar judicialmente a la empresa, debe saber que antes de llegar a juicio (y arriesgarse a perder), tiene dos oportunidades procesales de llegar a un acuerdo:
1. Una primera oportunidad en el acto de conciliación en el SMAC.
2. Una segunda oportunidad 20 minutos antes de entrar a juicio, cuando el Secretario Judicial vuelve a preguntar a empresa y trabajador si han llegado a un acuerdo.

Además, el trabajador puede aceptar un acuerdo extrajudicial en cualquier momento, y en ese caso desistir del juicio por "satisfacción extrajudicial". 

No hay problema por presentar la papeleta de conciliación al SMAC y posteriormente la demanda judicial. Presentar una demanda no siempre significa llegar a juicio, el trabajador siempre está a tiempo de aceptar un acuerdo y echarse atrás. Eso se hace mediante un documento transaccional, que es sencillo y poco conflictivo. De hecho, los abogados siempre intentamos llegar a acuerdos, es más rápido y seguro.


Estrategias y trucos de la empresa
Es necesario reconocer y rechazar los faroles de la empresa: por ejemplo, primero ofrecen una indemnización del 30% del total que corresponde (pongamos 3.000 €), y dicen: "lo tomas o lo dejas". Si no lo tomas, retiran la oferta de indemnización y te amenazan con "nos veremos en los Juzgados". Entonces el trabajador se arrepiente, le entran todos los miedos, se vuelve loco y suplica los 3.000 €. La empresa los paga y todos se van a casa tan contentos, pero el trabajador ha perdido 7.000 €, directamente de sus derechos; que tiene reconocidos por Ley.

Esto no puede ser, hay que tener un poco de integridad cuando la causa es justa.

Si la empresa ofrece una primera oferta, es porque sabe que el despido es improcedente, y prefiere no arriesgarse. Porque siempre que no hay pruebas, el despido es improcedente. La empresa quiere hacer creer al trabajador que tiene las de perder, y le pone la zanahoria, pero no es más que un farol, una falsedad. Cuando realmente pierde el trabajador es cuando acepta una indemnización del 30% por un despido disciplinario improcedente, y regala el 70% restante.

Si la empresa tuviese tan claro que va a ganar el juicio, sin lugar a dudas, no ofrecerá ni un euro. No hay que caer en las picarescas de los abogados de la empresa, que se las saben todas.


Malos acuerdos
Aceptar la primera oferta de la empresa y perder el 70% de la indemnización, es un atropello a los derechos laborales del trabajador. No es para nada aconsejable firmar un documento transaccional sin estar asesorado por un abogado. El trabajador tiene autonomía de voluntad para negociar y firmar sus propios acuerdos, pero en caso de error o mala negociación, es muy difícil echarse atrás. Firmar un documento acordando la extinción del contrato, tiene plenos efectos jurídicos, y aún más si posteriormente se completa la transacción realizando el pago o transferencia bancaria, por eso, antes de firmar pregunta (formulario de consultas).

Esto de los malos acuerdos me recuerda una fotografía graciosa:


En relación con lo de firmar un mal acuerdo, uno de los pocos casos que podría revisarse, sería cuando el trabajador firma un despido en el que la empresa ha reflejado una antigüedad errónea, existen sentencias, como la del Tribunal Supremo de 18 de junio de 2013, que reconoce el derecho al trabajador a corregir ese error y percibir una retribución en consecuencia con su antigüedad real.


¿La empresa no gana nunca un juicio?

Casos de despidos disciplinarios procedentes.
No todos los despidos disciplinarios son perdedores para la empresa. En efecto existen casos de despido disciplinario procedente, la empresa gana y el trabajador se va a casa sin un duro, o con la indemnización rebajada por despido objetivo. Pero en éstos, la empresa tiene pruebas claras. 

Por ejemplo, puedes leer este artículo de una chica que se cogió la baja porque trabajaba en fin de semana y quería ir a una despedida de solteras, con tan poca fortuna, que posteriormente sus amigas la etiquetaron en el Facebook y sus jefes vieron las fotos, además, la trabajadora siguió de baja y saliendo de fiesta a la discoteca, y la empresa contrató a un detective privado que le hizo fotos.

También hay casos en que la informática causa problemas. El jefe descubre que un empleado visita páginas de poca ética, o juega al póquer por internet, o hace apuestas deportiva, o se descarga películas, etc. El uso proporcional de internet no tiene porque causar un despido disciplinario, pero en esos casos tan extremos, es obvio que sí. La empresa puede encargar una auditoria informática, y el trabajador que hace mal uso de internet, puede enfrentarse a un despido.

Casos de despidos objetivos procedentes
También cuando la empresa puede demostrar con documentos contables que tiene pérdidas durante tres trimestres consecutivos en comparación con el ejercicio anterior, el despido será procedente y corresponderá una indemnización de 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensualidades. 

Igual ocurre en el caso de que existan cambios importantes en la producción, organización o la técnica, y éstos son demostrables, la empresa puede justificar un despido objetivo de forma correcta, y puede pagar al trabajador una indemnización de 20 días por año trabajado.

Si quieres saber más sobre el despido disciplinario improcedente pulsa aquí




1 comentarios:

  1. Os ha faltado un detalle creo que muy importante: lo que suele ofrecer la empresa en los 20 minutos antes del juicio por despido disciplinario improcedente. Os lo agradecería por mi tranquilidad. Gran consejo.
    Gracias y saludos

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal