martes, 24 de junio de 2014

Trabajo a tiempo parcial

Menea este post en Meneame.net
A estas alturas de la película no hace falta explicarle a nadie que estamos inmersos en una crisis económica y que parte de las soluciones ideadas por el Ministerio de Empleo para estimular el empleo es fomentar la contratación temporal y el trabajo a tiempo parcial.

Por tanto, es de suponer que existe un aumento considerable de trabajadores a tiempo parcial que están interesados en leer este artículo, y que si aún después de hacerlo siguen teniendo algunas dudas, no dudarán en contactar con nosotros utilizando el formulario de consultas personales habilitado a tal efecto.

El cóctel del trabajo a tiempo parcial incluye por una parte reducciones en los tipos de cotización a la Seguridad Social que suponen el estímulo para que las empresas opten por este tipo de contratación, y por otra parte una batería refuerzos a las garantías y derechos de los trabajadores contratados bajo esta modalidad. Éstas incluyen:


Contrato
Se debe utilizar la forma escrita, no cabe pues el contrato verbal. Se trata de contratos cuyo número de horas al día, a la semana, al mes o al año, sea inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable. Atendiendo al Convenio Colectivo aplicable, en el contrato se deben reflejar las horas ordinarias de trabajo y su distribución.


Prohibición de realizar horas extraordinarias
En efecto, si antes no estaba prohibido, con la nueva regulación sí que lo está, salvo cuando se trate de horas extraordinarias a las que se refiere el artículo 35.3 del Estatuto de los Trabajadores, para prevenir o reparar siniestros u otros daños urgentes.


Se pueden realizar horas complementarias
La diferencia entre las horas extraordinarias y las complementarias, es que éstas deben pactarse con anterioridad y por escrito entre el empresario y el trabajador. Son horas que están previstas con anterioridad a su realización, y que pueden utilizarse o no a conveniencia del empresario y siempre con un preaviso. El número de horas complementarias no podrá ser inferior al 30% de las horas ordinarias, y el Convenio Colectivo podrá elevar su número hasta el 60%.


Registro de jornadas
La jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se resumirá mensualmente. El empresario deberá entregar una copia al trabajador, junto con la nómina, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las complementarias como las ordinarias.

El empresario tiene la obligación de conservar los resúmenes mensuales de los registros de jornada durante un período mínimo de cuatro años. En caso de incumplimiento de estas obligaciones de registro por parte del empresario, tendrá como consecuencia que el contrato se presuma a jornada completa, salvo prueba en contrario que acredite su parcialidad.

Se exime de esta obligación a los empleadores que contraten trabajadores del hogar.


Contratos fraudulentos a tiempo parcial
El registro anteriormente citado es especialmente importante para evitar el fraude a la Seguridad Social y facilitar las denuncias en caso de incumplimiento. Resulta habitual en la práctica empresarial, contratar a trabajadores a tiempo parcial, cuando realmente lo son a tiempo completo, y cotizando de esta forma un porcentaje de horas inferior a la real.

Complementar la retribución de estos trabajadores es tan sencillo como repartir sobres llenos de billetes. Este tipo de prácticas son limpias, no dejan huellas, y son de difícil detección. El Ministerio de Empleo calcula este fraude en 240.000 millones de euros.

Esto no sólo afecta a la Seguridad Social, sino también al trabajador, que verá mermados sus derechos prestacionales por desempleo, incapacidad temporal y jubilación, -entre otros-, así como derechos laborales de importancia como la indemnización por despido.


Jubilación de los trabajadores a tiempo parcial
Se trata de otro asunto importante. La Ley General de la Seguridad Social establecía un método de cálculo basado en operaciones que mermaban los años cotizados, porque este se computaba en función de las horas efectivas de trabajo, por tanto era necesario un mayor esfuerzo para alcanzar los 15 años de cotización mínima que exige la LGSS para cobrar una pensión contributiva: pongamos por jubilación, maternidad y paternidad, muerte y supervivencia o incapacidad temporal.

De este modo, se denegaba el derecho a la pensión a una mujer con 18 años cotizados, -11 de ellos a tiempo parcial-. En primer lugar el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y en segundo lugar el Tribunal Constitucional español, derogaron esta práctica en el cómputo, y el TC la declaró inconstitucional y nula por entender que era discriminatoria.

Tras todo esto, la Seguridad Social española explicó que en 2012 desestimó pagar la pensión a 2.947 trabajadores que habían trabajado a tiempo parcial y que con la nueva propuesta, el 39,4% de ellos (1.162) habrían recibido una respuesta positiva.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal