jueves, 19 de junio de 2014

Finiquito e indemnización: no es lo mismo.

Menea este post en Meneame.net
Es habitual confundir estos dos conceptos. Ambos se relacionan con la cantidad que debe pagar empresario a trabajador en caso de despido. 

Pero algunas personas creen que están unidos, y en caso de no existir derecho a indemnización, piensan que no se cobra nada ¿qué ocurre entonces con las vacaciones no disfrutadas en caso de despido disciplinario o cese voluntario? En ese caso el trabajador no tiene derecho a indemnización, pero sí al resto del finiquito, porque el finiquito está formado por conceptos diferentes y perfectamente distinguibles, mientras la indemnización es el derecho económico que se genera a favor del trabajador dependiendo de la causa y el tipo de despido (objetivo, improcedente, etc).

El finiquito incluirá los salarios que la empresa debe al trabajador en la fecha del despido; tanto los días de salario del mes trabajado y no cobrado, así como la parte proporcional de las vacaciones y las pagas extra devengadas pero no disfrutadas; por ejemplo, por seis meses de trabajo tocarían quince días de vacaciones y una mensualidad de pagas extra.

Por ello el trabajador debe tener clara la distinción entre finiquito e indemnización, y tener claro también que no siempre optará por una indemnización (baja voluntaria, periodo de prueba, despido disciplinario, carencia de antigüedad, etc), pero nadie podrá negarle los otros conceptos salariales, pues no son un derecho relativo y posterior al despido, sino que son salarios previos y obedecen a la única causa de haber trabajado y no cobrado, independientemente del tipo de despido de que se trate y de que no haya lugar a indemnización.

Para alcanzar las máximas garantías, el finiquito debería ir precedido de una propuesta de liquidación, en la cual el empresario reflejase las cuentas pendientes de saldar con el trabajador y éste tuviese un periodo de reflexión antes de firmarlo. La ausencia de esta práctica es peligrosa; en ocasiones el empresario –o su asesor- manipulan la fecha de entrega del finiquito (15 días anteriores al despido) y no se permite el periodo de reflexión al trabajador, que firma el finiquito sin pensarlo, e inconsciente en ocasiones, de estar acreditando la entrega del dinero, aunque ésta no se produzca, ya que el finiquito tiene valor de recibo de salarios.


Por tanto, si no se menciona en el finiquito que las cantidades adeudadas serán transferidas a la cuenta bancaria del trabajador, lo correcto en caso de no haber cobrado, es poner bajo la firma “pendiente de liquidación”, y más aún, cuando se menciona en el finiquito que se hace entrega de esa cantidad de dinero.

Por último, el trabajador tiene derecho a solicitar la presencia de un representante de los trabajadores en la firma del finiquito, cuya función es vigilar el cumplimiento de las normas laborales.

Si has sido despedido y necesitas que un abogado de tu ciudad revise tu caso y efectúe las reclamaciones necesarias a un precio económico y razonable, puedes solicitarlo aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal