lunes, 23 de junio de 2014

Condena por falso autónomo

Menea este post en Meneame.net
Ya hemos hablado en varias ocasiones del fraude de moda hoy en día, los 'falsos autónomos'. ¿Qué mejor bonificación a la Seguridad Social puede haber para las empresas, que obligar a sus trabajadores a darse de alta en el RETA y pagar las cuotas de autónomo? Y con la crisis económica actual, no está el panorama para ponerse gallito contra la empresa, pues si se necesita trabajar, hay que aguantarse con lo que hay.

A ti, que eres un falso autónomo, por el momento soporta lo necesario para no perder tu trabajo -si quieres-, pero cuando lo pierdas y la empresa decida 'despedirte' ponte en contacto con nosotros antes de 20 días para demandarla (mediante este formulario), pues lo que hay en juego no es moco de pavo, sino una indemnización por despido y la devolución de las cuotas indebidamente pagadas a la Seguridad Social, que el empresario deberá abonar.

¿Qué pasa si firmo y acepto las condiciones de la empresa?
Hay un factor que muchos temen: aceptar una relación laboral como 'falso autónomo', firmar todos y cada uno de los papeles que ha entregado el empresario, y llevar trabajando de este modo varios años sin formular denuncia alguna por miedo a perder el trabajo. Pues bueno, resulta que todo esto es indiferente, porque los papeles deben ajustarse a la realidad, y no viceversa; cuando existe una contratación fraudulenta, no priman los papeles firmados, sino el principio laboral de supremacía de la realidad. Por tanto, el Juez procederá a declarar y restablecer la legalidad vulnerada.

Condena a la Consejería de Cultura de Andalucía por contratación fraudulenta
Un ejemplo completamente real de ello, es la STSJ 908/2014, de Andalucía, que ha ratificado parcialmente una sentencia del Juzgado de los Social de Sevilla, condenando a la empresaria -la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía- al pago de una indemnización de 50.156,00 €, a un falso autónomo, cuya relación ha sido calificada de 'laboral', sin perjuicio de que posteriormente el trabajador pueda reclamar las cuotas de autónomo de los últimos 4 años.

El trabajador 'autónomo' no tenía autonomía, pues trabajaba con los medios de la Consejería y bajo su poder de dirección y organización. Tenía una extensión telefónica y un correo electrónico corporativo. Se organizaba las vacaciones junto al resto de trabajadores, y los sustituía cuando éstos caían enfermos.

Por todo ello, como dice la sentencia: "...si el actor llevaba a cabo su actividad en las mismas condiciones que el personal laboral o funcionario y las tareas se realizaron dentro del ámbito de organización y dirección de la recurrente, ha de deducirse que esa actuación se ejecutaba en régimen de dependencia, sin la necesaria autonomía que permita el recurso al contrato administrativo, luego la relación se debe calificar como laboral..."

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal