jueves, 1 de mayo de 2014

Curiosidades históricas sobre el trabajo

Menea este post en Meneame.net
Hoy, Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, es una buena fecha para hacer un repaso histórico a algunas de las muchísimas formas de entender el fenómeno humano del Trabajo durante la historia.

El trabajo ha existido desde la antigüedad, en régimen de esclavitud, avanzando cronológicamente por las servidumbres agrarias, el conocido régimen feudal, el nacimiento del trabajo libre, con los gremios como clara manifestación del mismo, y la llegada de la Revolución Industrial que al contrario de lo que muchos se piensan, no supuso el nacimiento del capitalismo, sino que éste venía del siglo XV, como consecuencia de las riquezas provenientes de los imperios colonizados, pero sí que supuso su auge.

En la antigua Roma el trabajo se consideraba indigno para los hombres libres. Así cuenta el filósofo y orador Cicerón que, “son indignos de un hombre libre, y tienen algo de degradante los oficios por los que se cobra, no por su talento, sino por el esfuerzo, porque entonces el salario en sí, es el precio de la servidumbre (…) todos los artesanos ejercen por tanto, un empleo sin dignidad; no puede haber nada en un taller que convenga a un hombre nacido libre”. Por tanto, el trabajo basado en el esfuerzo se reservaba a los esclavos, considerados en propiedad, como cosas que no tenían otro derecho salvo el de la vida. Aunque a pesar de ello, el modelo del romano agricultor y artesano, estaba extendido en toda Roma.

Esta idea del trabajo, dio un giro de ciento ochenta grados, durante la etapa del desarrollo industrial una nueva idea sobre ‘el tiempo’ llevó al enaltecimiento del trabajo y el menosprecio de las actividades ociosas. El tiempo era valioso para la producción del trabajo, y ocuparlo en otras actividades era perder el tiempo o “estar ocioso”.  La cita de Benjamin Franklin “el tiempo es oro” ilustra el espíritu de la época al respecto. En aquella etapa de la historia se intentó inculcar el “amor al trabajo”. Saint-Simon proponía que “el hombre más dichoso es el que trabaja” y que por tanto “la humanidad gozaría de toda la dicha a la que puede aspirar si no hubiese ociosos”.


Cabe destacar –para quienes no lo conozcan- la historia del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores. Tiene su origen en una huelga histórica iniciada el 1 de mayo de 1886, en lucha de una jornada laboral de ocho horas, se defendía la máxima “ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”, pues lo normal en aquella época era laborar entre diez y catorce horas diarias, estando permitido el trabajo de hasta dieciocho horas en caso de necesidad. Durante la manifestación pacífica del 4 de mayo, una persona lanzó una bomba contra la policía que intentaba disolver la protesta de forma violenta, y tuvo como resultado la muerte de un oficial. Como respuesta, la policía disparó a los manifestantes causando un número de muertos y heridos desconocidos. Se sucedió con detenciones y torturas, lo cual derivó en un juicio que más tarde sería calificado como ilegítimo y deliberadamente malintencionado, y que terminó con la condena a muerte de cinco sindicalistas y la reclusión de otros tres. En honor a ellos –conocidos como los Mártires de Chicago-, celebramos aún hoy, el Primero de Mayo, Día del Trabajador.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal