viernes, 25 de abril de 2014

Indemnización por promesa de contrato de trabajo

Menea este post en Meneame.net
Este artículo va a resultar interesante para aquellos que tengáis que mudaros lejos de vuestra ciudad para ser contratados -muy corriente hoy en día-, porque os voy a explicar cuándo existe derecho a indemnización por una promesa de contrato de trabajo; una oferta seria de empleo que compromete al trabajador a realizar gastos o a rechazar otras ofertas de trabajo serias, y aquellas situaciones en que se condena al empresario o al trabajador que han obrado de mala fe.

Ya sabéis que para cualquier consulta particular, podéis utilizar el formulario de consultas (aquí)y también podéis contratar los servicios de un abogado en tu ciudad (aquí); tenemos colaboradores en casi todos los puntos de España.

En un primer momento, los pactos preliminares antes de comenzar una relación laboral, no comprometen ni al trabajador ni al empresario, por lo cual, en caso de incumplirse, no generan un derecho a indemnización. De esta forma, el trabajador puede decidir contratar con otro empresario, o el empresario puede decidir contratar a otro trabajador siempre que no se haya celebrado y formalizado el contrato de trabajo.

Celebrar el contrato de trabajo no significa firmarlo por escrito, pues hay contratos que pueden celebrarse de forma verbal, y en caso contrario, la inexistencia del contrato no significa la inexistencia de la relación laboral. Cualquier persona que presta servicios para un empresario o empleador, está bajo una relación laboral sujeta a las normas laborales, aunque no haya firmado ningún contrato.

Pero en este artículo nos referimos al momento anterior a la celebración del contrato, en el cual aún no se ha iniciado la relación laboral, y nos preguntamos; ¿si existen tratos entre el empresario y el trabajador, y se incumplen, se genera el derecho a una indemnización? La respuesta es relativa: y será afirmativa cuando se haya obrado de mala fe y ello haya causado perjuicios al trabajador: como gastos de desplazamiento, alquiler de vivienda, etc.

En los casos en que exista la promesa de contratar, y se haya obrado de mala fe, sin lealtad ni honradez, se generaría derecho a una indemnización por los daños y perjuicios causados. Por ejemplo, los gastos ocasionados al trabajador que debiendo mudarse a otra ciudad, recibió comunicación por correo electrónico del empresario confirmando que iba a ser contratado, y rechazándolo posteriormente.

Dada la libertad de las partes para establecer sus propias condiciones, el trabajador y el empresario pueden celebrar un precontrato: esto no significa siempre un acuerdo escrito y firmado; puede ser una oferta de trabajo seria por parte del empresario, y la aceptación de la misma por parte del trabajador: por ejemplo, un intercambio de correos electrónicos en el que se detallan las funciones del trabajo, el salario, periodo de prueba, etc, y frente al deseo de contratar por parte del empresario, el trabajador responde afirmativamente. Según el art. 1.258 del CC el acuerdo de voluntades se perfecciona por el mero consentimiento de las partes, por tanto, no es necesario firmar ningún papel para entender que existe precontrato.

Lo que no puede hacerse en caso de existir un precontrato, es obligar al empresario a contratar, aunque tenga que pagar una indemnización por incumplimiento malicioso, el empresario tiene derecho a elegir a sus trabajadores; de igual modo que despide a un trabajador con contrato en vigor cuando quiere de forma improcedente, tampoco tiene la obligación de tener en su plantilla a una persona a la que prometió contratar.

Este último punto se diferencia de otros ámbitos como el civil, en el cual ante la existencia de un precontrato se obliga a las partes a cumplir el contrato; por ejemplo, para la compraventa o el alquiler de una vivienda, para la concesión de un préstamo, etc, siendo que posteriormente una de las partes se niega a cumplir o dilata indebidamente a la entrega; la acción judicial en este caso pretendería el cumplimiento del contrato, y en caso contrario el pago de una indemnización. Pero como decimos, en el ámbito laboral no hay obligación de contratar, aunque sí puede generarse un derecho a indemnización.

2 comentarios:

  1. hola, muy interesante. Al ver el Codigo Civil mecionado, me estaba preguntando en base a que disposicion legal se genera el derecho a indemnización porque hubo mala fe? gracias

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal