sábado, 26 de abril de 2014

Abandono del trabajo o dimisión irregular

Menea este post en Meneame.net
Cualquier trabajador tiene derecho a dimitir voluntariamente de su relación laboral, lo cual no le dará derecho a indemnización por despido ni a prestación por desempleo, aunque sí que tiene derecho a saldar y finiquitar su relación (parte proporcional de las pagas extraordinarias, vacaciones no disfrutadas y remuneraciones pendientes de cobro). Pero la baja voluntaria debe hacerse respetando el plazo de preaviso.

Igual que ocurre con el preaviso cuando se despide al trabajador, en caso contrario, la relación laboral debe abandonarse en la forma y plazos que marcan los convenios colectivos o los contratos de trabajo. No es aceptable enviar un whatsapp al empresario dimitiendo con efectos inmediatos, sin mediar el preaviso (no creáis que es una exageración, han habido casos). El abandono sobrevenido y sin previo aviso del puesto de trabajo puede causar perjuicios al empresario, que puede verse con una vacante en la producción, que incluso impida desarrollar con normalidad su actividad económica, y ello como es obvio, puede dar lugar a una indemnización a favor del empresario.

Al empresario hay que notificarle la intención de abandonar el puesto con la antelación prevista en el convenio colectivo aplicable o según las costumbres del lugar. Lo más extendido es un aviso quince días antes de la extinción laboral, aunque los convenios colectivos pueden modificar este plazo (se puede llegar a aumentar hasta 3 meses), y ese plazo también puede verse modificado por las costumbres del lugar o los pactos individuales firmados en las cláusulas anexas al contrato.

Los que me seguís ya lo sabéis, podéis realizar vuestras consultas utilizando el formulario de consultas (aquí)y que también podéis contratar los servicios de un abogado de tu ciudad (aquí); tenemos colaboradores en casi todos los puntos de España.


Cuantía de la indemnización a favor del empresario
Cabe preguntarse en este punto, si el convenio aplicable determina la cuantía -quantum- de la indemnización que el trabajador deberá pagar al empresario. En caso de hacerlo, generalmente sería la cuantía del salario bruto diario, por el número de días de preaviso, aunque también pueden encontrarse indemnizaciones por el doble del salario diario.

Deberíamos atender también, si existe una cláusula de penalización en el contrato por abandono del puesto de trabajo, que no debe confundirse con el pacto de permanencia, -cuestión distinta-. En cualquier caso, si el convenio establece las reglas de preaviso, éstas no pueden empeorarse en el contrato de trabajo.

El empresario puede proceder mutu proprio a descontar del finiquito del trabajador la penalización por abandono del puesto de trabajo.

Abandono de mala fe
Cabe hacer referencia a la posibilidad de que el trabajador abandone el puesto de trabajo observando las reglas de preaviso previstas, pero de forma malintencionada para causar un daño al empresario obrando de mala fe. Por ejemplo, abandonar el puesto de trabajo en un momento estratégico para la empresa, que le impida avanzar un proyecto en el cual el trabajador había estado trabajando durante mucho tiempo.

En ese caso podría aparecer un derecho indemnizatorio en favor del empresario, pero su consecución dependería siempre de la capacidad de éste para probar el daño causado por esa malintencionada e injustificada estrategia del trabajador.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal