lunes, 13 de enero de 2014

Empleo precario en España

Menea este post en Meneame.net
Si curras más que un chino y cobras menos que un... chino..., o bien te gusta trabajar tanto como a Eduard Punset, o tu trabajo es precario.

Un estudio de Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Joventud, asegura que el 48,6% de los jóvenes aceptarían cualquier empleo sin importar el sueldo ni el lugar.

El empleo precario se caracteriza por su baja retribución, la temporalidad, o la jornada parcial, y a su vez, puede enmarcar dentro del mismo el empleo sumergido descrito en el último artículo de Laboroteca. Puede que la relación laboral cumpla alguna de estas características o todas ellas, lo cual impide al trabajador conseguir un salario estable y suficiente para afianzar su carrera profesional y estabilizar su vida personal o familiar, además, empeora la salud y calidad de vida del trabajador, y aumenta su sufrimiento psicológico..

Contratar precariamente es más económico, y por ello socorrido por los empresarios, especialmente por empresas ultramarginales, que sólo pueden obtener beneficios en condiciones de trabajo paupérrimas. La pregunta que debe hacerse todo trabajador es si su contrato precario es legal o ilegal. Para ello hay que averiguar si lo firmado se corresponde con la realidad, pues los papeles deben adaptarse a la realidad y no viceversa. En muchos casos no importa lo que hayas firmado o que hayas aceptado voluntariamente, pues lo que legalmente se considera abusivo suele ser nulo, independientemente del resto de las circunstancias.

Es posible que un trabajador esté percibiendo un salario inferior al que le corresponde por convenio colectivo, que no esté cobrando las horas extraordinarias, que no se le reconozca cualquier plus obligatorio o cualquier otra circunstancia. Esto se soluciona con un proceso monitorio antes o después del despido, hablaremos en otro artículo.

También es posible que el empresario realice un encadenamiento de contratos temporales para enmascarar una relación laboral indefinida, y ahorrar de esta forma, todo lo relativo a la antigüedad, incluida la indemnización por despido. Esto son contratos temporales en fraude de ley, de los cuales ya hemos hablado en Laboroteca (pulsa aquí para ver el artículo).

Del mismo modo, está muy extendido en algunas profesiones el fraude del falso autónomo, en virtud del cual, se obliga a un trabajador por cuenta ajena a darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y a pagar las cuotas correspondientes. De esta forma el empresario se ahorra las cuotas empresariales a la Seguridad Social, aparte de otras cosas como indemnizaciones, vacaciones retribuidas, etc. (Puedes ver este artículo)

Aunque hay más casos, por último, están los empresarios que contratan por unas horas a un trabajador, con un contrato a “media jornada”, realizando la otra media en negro. Esto supone un perjuicio para el trabajador, que al cotizar menos de los trabajado, llegado el caso verá reducida su prestación por desempleo o su pensión de jubilación. Es el conocido escándalo de Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña, que pagaba en sobres a más de tres mil trabajadores.





Puedes realizar vuestras consultas utilizando el formulario de consultas (aquí)y puedes también contratar los servicios de un abogado de tu ciudad (aquí); tenemos colaboradores en casi todos los puntos de España.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal