martes, 22 de octubre de 2013

¿Cómo se monta una huelga?

Menea este post en Meneame.net
Sería prudente y adecuado indicar una diferencia básica, aunque parezca estúpida: una huelga no es lo mismo que una manifestación. Una huelga, se da en el ámbito del trabajo, y es una medida de presión que utilizan una colectividad de trabajadores ante un conflicto colectivo con el empresario, que normalmente afecta a intereses jurídicos o económicos; por ejemplo, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios como resultado de la inflación económica.

Para luchar en un conflicto colectivo existen varias alternativas: en primer lugar nos podemos someter a una conciliación o mediación con la autoridad laboral competente (Dirección provincial de trabajo, Dirección general de trabajo o sus homólogas en las Comunidades Autónomas).

También es posible someterse a un arbitraje como solución extrajudicial del conflicto. Esta vía y la anterior son preferentes a la vía judicial, que debe quedar como último recurso, ultima ratio, una vez agotados los anteriores mecanismos.

Lo característico del conflicto de trabajo es que una pretensión que afecta a un grupo de trabajadores se convierte en una reivindicación que afecta a todo el colectivo (aunque individualmente no les toque).

Sin ánimo de extenderme más en esta presentación, sigo con el objeto del artículo. La huelga es paralización de la prestación se servicios, a fin de presionar al empresario. Cualquier pacto establecido en los contratos de trabajo que supongan una renuncia al derecho de huelga, son nulos.

Formalidades
- Debe formarse un comité de huelga, que no podrá exceder las 12 personas.
- Este comité tomará cartas en todas las actuaciones sindicales, administrativas y judiciales que se realicen para la solución del conflicto.
- El comité debe garantizar durante la huelga, la prestación de los servicios necesarios para la seguridad de las personas, de las cosas y de cualquier otra atención que fuese precisa para la posterior reanudación de las tareas en la empresa.
- Antes de iniciar la huelga, debe preavisarse al empresario y a la autoridad laboral, con una antelación mínima de 10 días.


Debe respetarse la libertad de trabajo de aquellos trabajadores que no quieran sumarse a la huelga.

Mientras dure la huelga, el empresario no podrá sustituir a los huelguistas por trabajadores que no estuvieran vinculados a la empresa al tiempo de ser comunicada la misma.

Desde el momento de preaviso y durante la huelga, el comité de huelga y el empresario, y en su caso, sus representantes, deben negociar para llegar a un acuerdo, sin perjuicio de que en cualquier momento los trabajadores pueden dar por terminada aquella. El pacto que ponga fin a la huelga tendrá la misma eficacia que lo acordado en los convenios colectivos.


Cierre patronal
Sólo podrá ser ejercido por los empresarios en caso de huelga, cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

- Peligro de violencia para las personas o de daños graves para las cosas.
- Ocupación ilegal del centro de trabajo o de cualquier dependencia.
- Inasistencia o irregularidades en el trabajo que impiden gravemente el proceso de producción.

El empresario que dedica del cierre, deberá comunicarlo a la autoridad laboral en el plazo de 12 horas.




Podéis realizar vuestras consultas utilizando el formulario de consultas (aquí)y también podéis contratar los servicios de un abogado de tu ciudad (aquí); tenemos colaboradores en casi todos los puntos de España.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal