martes, 26 de marzo de 2013

Mi empresa no me paga. Quiero reclamar.

Menea este post en Meneame.net
Tal y como está el patio, no es extraño que un trabajador se vea obligado a reclamar a su empresa un dinero que no le llega. El proceso para reclamar deudas es muy sencillo (puedes consultarlo aquí).

Pero no todo el mundo ve claro si demandar a su empresa es la mejor opción. Esto es así porque cada situación es única y diferente a todas las demás.

Antes de seguir, si tenéis dudas, podéis realizar vuestras consultas utilizando el formulario de consultas (aquí)y también podéis contratar los servicios de un abogado de tu ciudad (aquí); tenemos colaboradores en casi todos los puntos de España.

El primer factor que debe evaluarse antes de tomar una decisión es sí la empresa pinta muy mal o si se trata solo de un período de turbulencias. Cuando un trabajador tiene un conflicto con su empresa hay que procurar entender el contexto y las circunstancias que llevan a los impagos. Unos ejemplos:

1. La empresa pinta muy mal  no tiene casi trabajo, la falta de pago de los salarios te está ocasionando serios problemas para afrontar tus gastos cotidianos; y además está claro que acabarás siendo víctima de un despido objetivo de un ERE, por el simple hecho de que la empresa no se puede permitir mantenerte, y si lo hace, terminará entrando en un concurso de acreedores.

En caso de despido objetivo o ERE te corresponderá una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. 

Adelantarte a la empresa, -actuar antes de que te despida-, puede ser beneficioso. Podemos conseguir el derecho a cobrar el paro y una indemnización de más del doble que la citada anteriormente. Podemos solicitar la extinción voluntaria de nuestra relación laboral por falta de pago, y de esta forma nos corresponderá una indemnización de 45 días por año trabajado con un tope de 42 mensualidades por la antigüedad anterior a la Reforma Laboral, y 33 días por año trabajado con un tope de 24 mensualidades por la antigüedad acumulada desde febrero de 2012 hasta la actualidad.

Estamos hablando de una indemnización de más del doble que si nos esperamos a que la empresa nos despida (lo cual si una empresa va de mal en peor, es solo cuestión de tiempo). De esta forma, indemnización de 5.000 € se convertiría en una de 11.000 €, o una indemnización de 15.000 € se convertiría en una indemnización 30.000 €.

Lo importante es que un juez declare nuestro derecho a extinguir la relación laboral y a cobrar dicha indemnización: cuándo nos pagan es un tema que hablaremos una vez declarado judicialmente nuestro derecho.

Cuidado: No dejes de trabajar por las buenas, primero ponte en manos de un abogado, ya que si dejases de acudir al puesto de trabajo se entendería abandono y cese voluntario, y perderías todos los derechos, indemnización y paro.


2. Hay luz al final del camino: Tu empresa está pasando una mala racha, no cobra sus encargos y por ese motivo se retrasa en pagarte y aún te debe algún salario. Sin embargo con el volumen de trabajo y de encargos que recibe, confías en que saldrá adelante.

En este caso podemos reclamar en los términos explicados anteriormente pero lo lógico es reclamar solo los salarios que te deben. En ese caso lo primero es una buena charla por el empresario y si no quedas satisfecho el procedimiento es simple; presentar una papeleta de conciliación en el SMAC y posteriormente una reclamación de cantidad o monitorio vía judicial.


3. Mi empresa ha entrado en concurso de acreedores: El concurso de acreedores es cuando la quiebra de nuestra empresa termina en un proceso judicial en el cual se llama a las personas y empresas a las que debe dinero. Si te deben salarios debes presentarte como acreedor del concurso. En ese llamamiento se trata de llegar a un acuerdo sobre el pago de las deudas (pueden haber quitas o esperas). Pero si no hay acuerdo se procede a la liquidación de la empresa. Se van pagando a los acreedores (también tú lo eres si te deben salarios) según el orden de preferencia que establece la Ley.

En esto orden de preferencia los últimos 30 días de salario de los trabajadores se consideran créditos super privilegiados, y se pagan en primer lugar. El resto de salarios se unen a la masa concursal con el resto de deudas y se van pagando por orden de preferencia; los primeros son Hacienda, la Seguridad Social y los trabajadores.

Cuando se agota el dinero, si aún no nos han pagado los salarios atrasados (o la indemnización en caso de despido), podemos reclamar al Fondo de Garantía Salarial FOGASA, que responderá dentro de ciertos límites: 6010,80 en caso de salarios impagados y 18.282,85 € en caso de indemnizaciones. La resolución de FOGASA puede tardar unos cuantos meses en ser resuelta.


4. No me pagan y encima me han hecho un despido disciplinario u objetivo: Con la eliminación de los salarios de tramitación en estos casos, a la empresa le da igual "equivocarse" o no el tipo de despido. Por tanto puede tratarse de un simple intento de la empresa de librarse de ti gratuitamente sin pagarte indemnización, o rebajarte la misma. Incluso pueden intentar engañarte previamente y asegurarte que la cosa va muy mal, tienen que prescindir de ti, y te arreglan los papeles del paro. (Lo cual es un fraude).

En cualquier caso la causa del despido disciplinario debe probarse y debe garantizarse que es proporcional entre otras cosas. También deben probarse las causas del despido objetivo. Si no estás de acuerdo con el despido, en una sola demanda podrás incluir la improcedencia del despido y la reclamación de salarios atrasados. Por tanto te acabarán pagando 45 días por año trabajado y los salarios debidos (eso sí, se ahorrarán los salarios de tramitación). El plazo siempre es de 20 días (aunque si solo presentases la reclamación de cantidad sería de 1 año).



_____________________________________________________________________________


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal