viernes, 15 de marzo de 2013

Jefes tóxicos y riesgos psicosociales

Menea este post en Meneame.net
Hemos hablado en varias ocasiones sobre el fenómeno de mobbing, como una conducta represora contra un trabajador, conocida como psicoterror laboral realizada de forma sistemática y reiterada, con el objetivo de mermar su autoestima y en ocasiones con el claro objetivo de provocar su dimisión de la empresa para así evitar el pago de una indemnización, que dependiendo de varios factores, pero sobretodo de la antigüedad, será más o menos costosa para la empresa.

En materia de mobbing también hemos hablado de sus consecuencias y de un tipo de acoso moral muy frecuente; los mobbers silenciosos. Dijimos que el mobbing puede ser vertical u horizontal, dependiendo de si el acosador es una persona que ostenta un cargo o una posición jerárquica superior en la empresa (vertical), o bien se trata de un trabajador (horizontal).

A esta entrada le compete hablar de un tipo de acoso vertical, muy extendido, y acuñado con el conocido término de jefe tóxico o directivo tóxico

Aunque ocurre en la mayoría de veces, no siempre un jefe tóxico practica el acoso laboral (a nivel de juzgado). Puede tratarse de un simple compañero de trabajo indeseable. Sea como sea, la ley actual tiene un objetivo garante, que debe evitar o prohibir los ambientes laborales contaminados o tóxicos.

Normalmente, se puede identificar a un jefe tóxico cuando tenga alguna de las siguientes cualidades (defectos si se prefiere): No saben comunicar, no te puedes fiar de ellos, gritan, tienen un ego desmedido, son autoritarios, o actúan a la defensiva y de forma violenta por el único de que están inseguros de ellos mismos.

Este tipo de conductas son propias de líderes no preparados o inadecuados, y nocivas tanto para el rendimiento de la empresa y de los trabajadores, como para la autoestima y la salud del empleado, por lo cual la mayoría de veces puede acabar traduciéndose en acoso laboral puro y duro.

Cuando se trata de jefes tóxicos nunca sabes por dónde le entra el agua al coco. ¿Por qué  me acosa un jefe tóxico? Puede que tu talento le haga sombra y vea peligrar su puesto de trabajo, puede que tu don de gentes le fastidie porque él se lleve mal con todo el mundo, o incluso puede que su novia se haya fijado en ti, y eso le provoque un estado de celopatía. Lo único seguro es que la víctima nunca tiene la culpa, -esto hay que tenerlo bien claro, sobretodo a nivel de juzgado-. No existe ninguna justificación para que un trabajador se vea obligado a soportar el acoso laboral.

Recordamos que el acoso laboral fue tipificado como delito por la LO 5/2010, que modifica el artículo 173.1 del Código Penal y establece penas de prisión para los mobbers, hostigadores, y sujetos análogos.

El poder corrompe, y una persona con un cargo superior jerárquico, -ya sea una cota de poder a nivel medio o alto-, puede sufrir un cambio de la personalidad trascendental que le lleve a adoptar esta conducta de maltrato laboral inadmisible. El jefe tóxico es un sujeto con cualquier tipo de trastorno paranoide de la personalidad, normalmente frío, controlador y narcisista.

El fenómeno de acoso laboral no es para tomarlo a la ligera. Sufrir acoso laboral durante una época prolongada puede provocarnos un cuadro ansioso-depresivo, elevar la tensión arterial, y todo tipo de dolencias psicológicas de gran calado. Un estudio publicado por Marga Jiménez Fontes nos asegura que un jefe tóxico puede provocar una reducción de la esperanza de vida de 10 años, cuando el tabaco la reduce 5 años. En conclusión, tener un jefe tóxico es peor que fumar.

El barómetro Cisneros, fue creado para evaluar el nivel de riesgos psicosociales que existen en una empresa. Los proyectos de investigación Cisneros I y II fueron las investigaciones iniciales que buscaban establecer el perfil del problema del mobbing o acoso psicológico en España con muestras de más de 4.000 trabajadores de todos los sectores de actividad de la Comunidad de Madrid. Estos estudios que se realizan cada año, determinan que entre el 11,4% y el 15% de la población ocupada sufría acoso laboral en su empresa (más de 2 millones de personas).

1 comentarios:

  1. En la empresa ICAS se proporciona formación personalizada sobre temas como el control del estrés, manejo de un equipo, solución de conflictos, entre otros, con la finalidad de fomentar la salud y el bienestar reduciendo los riesgos psicosociales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal