sábado, 2 de marzo de 2013

¿Cómo me afecta un Convenio Colectivo?

Menea este post en Meneame.net
Antes de iniciar el discurso sobre la eficacia que tiene un convenio colectivo sobre las condiciones de trabajo, hay que destacar una serie de premisas, empezando por la clasificación de los convenios colectivos en dos:

Convenios estatutarios: tienen una eficacia general sobre un sector concreto de una actividad económica. Por ejemplo, "hostelería" u "oficinas y despachos".

Convenios extraestatutarios: son convenios que solo afectan a las partes que lo han negociado. Los conocidos "convenios de empresa", que tienden a mejorar a los anteriores.


Los convenios colectivos complementan a la ley y a la autonomía de la voluntad, y viceversa. Autonomía de voluntad significa que al iniciar una relación laboral, estamos en posición de negociar las condiciones laborales de forma individual con el empresario, sin condicionantes colectivos.

En el materia de fuentes del derecho de trabajo, también entra en juego el Estado, que regula normas en materia laboral. Se conocen como "normas mínimas" aquellas que ni un convenio, ni un contrato de trabajo individual pueden empeorar, a la vez que también existen una serie de materias indisponibles que no se pueden regular por convenio. Por ejemplo, establecer por convenio una retribución salarial inferior al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), vulneraría una norma mínima.


Firmado el convenio colectivo, existe un deber de paz relativo para las partes. Los trabajadores no pueden hacer una huelga para protestar o intentar cambiar lo dispuesto en un convenio colectivo mientras esté vigente.

¿Cómo me afecta un convenio colectivo?
Aunque los convenios colectivos tienen una eficacia general y obligan a todos los sujetos a acatar las condiciones negociadas en el convenio, se permite a los representantes de los trabajadores negociar con los empresarios la modificación de ciertos aspectos: horario, régimen de trabajo a turnos, sistemas de remuneración y sistemas de trabajo y rendimiento. Por otra parte, si tenemos la mala suerte de tener que soportar una cláusula de descuelgue salarial, estamos obligados a comernos con patatas, sin poder alegar que es contraria a lo establecido en convenio.


Parte práctica de la negociación colectiva.
En la actualidad los convenios colectivos están de capa caída. Los convenios sectoriales o estatutarios son renovados periódicamente incluyendo mejoras mucho más relentizadas que el avance de la sociedad en general. De ahí los desequilibrios y el tópico sube todo menos los salarios. Y de ahí las replicas constantes que sufren los sindicatos que no luchan por mejorar esas condiciones. En cuanto a los convenios de empresa o extraestatutarios, y en la época en la que nos encontramos, los empresarios rehuyen de las negociaciones colectivas, como Drácula al ver la luz.




_________________________________________________________________________




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal