miércoles, 13 de febrero de 2013

Uso personal de internet en el trabajo

Menea este post en Meneame.net

Un estudio publicado por la Universidad de Melbourne (Australia) demostraba que los trabajadores que dedican un máximo del 20% de su horario de trabajo a hacer un uso personal de la red son un 9% más productivos que los que no lo hacen. Como siempre, en lo relativo a este asunto existen empresarios más tolerantes y "empresarios miopes".

En consecuencia al uso de la informática en el trabajo hay que ponerle límites; empezando porque el tiempo que pasamos en internet, es un tiempo no productivo, que estamos cobrando y por tanto, durante el cual el empresario está "perdiendo dinero". Esto por su propia naturaleza nos puede provocar un incendio.

Aquí entran en conflicto; el derecho a la intimidad del trabajador vs. el control empresarial que puede ejercer el empresario sobre su patrimonio. Como hasta el momento no existe una ley específica reguladora del uso de internet en el trabajo, nos tenemos que fijar en lo establecido en los convenios colectivos y la jurisprudencia.

Sin lugar a dudas, -y basándonos en la importantísima STS de 6 de octubre de 2011-, el papel fundamental en este aspecto lo juega la comunicación previa al trabajador de las normas de uso de internet con fines privativos y de los controles y auditorias informáticas que realizará la empresa.

Los registros informáticos forman parte de las facultades directivas del empresario y según el art. 20.3 del Estatuto de los Trabajadores, éste ostenta la facultad de adoptar las medidas que considere oportunas para vigilar el cumplimiento de las obligaciones laborales por los trabajadores, y en su caso imponer sanciones disciplinarias.

Pero si una empresa decidiese despedir a un trabajador valiéndose de una auditoria informática como prueba, debería hacerlo con pleno respeto a la dignidad e intimidad del trabajador. Para ello puede solicitarse la presencia de un representante de los trabajadores durante el registro, del mismo modo que debe realizarse en horas de trabajo y cuando exista riesgo para el patrimonio empresarial.


Si se da el caso de la permisibilidad de uso privado del ordenador de la empresa, en términos de tiempo, cabe hacer mención a las micropausas que ya ha reconocido como válidas y necesarias el propio Tribunal Constitucional. Las micropausas son necesarias fisiológicamente para el trabajador y son pequeños períodos de desconexión que delimitan el uso abusivo de las mismas y que no interfieren con la actividad laboral ni tampoco supongan un perjuicio para la empresa.

En cuanto a contenidos se refiere, la jurisprudencia responde de forma negativa a las páginas eróticas o con contenidos pornográficos, así como también a las apuestas. Sin embargo, una de las limitaciones más importantes, son los comentarios ofensivos contra la empresa o los compañeros de trabajo en las redes sociales, que pueden ser causa de despido disciplinario.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal