lunes, 4 de febrero de 2013

La ineptitud del trabajador

Menea este post en Meneame.net
Cuando explicamos el despido objetivo vimos que este dudoso criterio, es una de las causas por las cuales un empresario podía optar por la extinción del contrato por la vía objetiva (con indemnización de 20 días por año trabajado), según recoge el art. 52 a del Estatuto de los Trabajadores (ET):

Art. 52. Despido objetivo. - a): Por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. La ineptitud existente con anterioridad al cumplimiento de un período de prueba no podrá alegarse con posterioridad a dicho cumplimiento.

La ineptitud existente con anterioridad al periodo de prueba, no podrá alegarse finalizado el mismo, pues precisamente el periodo de prueba sirve para evaluar al trabajador.


¿Qué es la ineptitud laboral? Es la habilidad deficiente para realizar el compromiso de trabajo que se ofreció para cumplirlo según las circunstancias de lugar y tiempo que el momento exija (esto lo dijo el Tribunal Supremo en 1943, y es aplicable hoy en día). 

La inhabilidad o carencia de facultades profesionales que tiene su origen en la persona del trabajador, bien por falta de preparación o actualización de sus conocimientos, bien por deterioro o pérdida de sus recursos de trabajo.

Se trata de un concepto técnico-jurídico. No tiene nada que ver con la personalidad del trabajador, ni mucho menos con la opinión del empresario.


Algunos supuestos de ineptitud laboral.
  • El trabajador ha disminuido notablemente su rendimiento general, por causas imputables a él mismo y por su propia voluntad.
  • Al trabajador le revocan o caducan los títulos habilitantes que le permiten desarrollar la profesión, (ejemplo; un carné de conducir maquinaria pesada), y no procede a su renovación.
  • El estado de salud del trabajador ha mermado y le impide realizar las labores propias de su profesión (aquí hay que perfilar si realmente se trata de una incapacidad temporal o permanente).
En cualquier caso la disminución de rendimiento ha de ser general, y no solo de algunas funciones o en algunos casos concretos. Debe ser permanente y no meramente circunstancial. Debe presentar un grado de diferencia notable respecto a la media normal para cada profesión.


Existen supuestos confusos, por ejemplo la distinción entre inhabilidad o ineptitud, y la incapacidad permanente, que se sobrepone a la ineptitud, en cuyo caso nos remitimos a la legislación de la Seguridad Social que determina los supuestos legales de imposibilidad de desarrollar un puesto de trabajo. A título de ejemplo, cabría el caso de un mecánico que pierde una extremidad.


No cabe el despido por ineptitud del trabajador en los siguientes supuestos:


  • Empresario cabreado recrimina al trabajador que es un inepto. Esto no es una causa de despido, es una falta de respeto, y si se realiza constantemente es acoso laboral.
  • Trabajador que por su naturaleza de persona humana comente algún error en la ejecución de sus funciones asignadas.
  • Empresario mosqueado con el trabajador porque ha causado baja por cualquier situación de incapacidad temporal.
  • Empresario que decide modificar las funciones del trabajador, de manera que éste no pueda realizarlas, para alegar ineptitud.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal