viernes, 22 de febrero de 2013

Grabación real de acoso laboral.

Menea este post en Meneame.net
Una demanda por la Tutela de derechos fundamentales, puede liberar del psicoterror laboral a las víctimas que lo sufren reiterada y permanente. El mobbing aplasta tus legítimas posibilidades de bienestar.

Todo el mundo dice es muy difícil probar el mobbing... de la teoría a la práctica hay un trecho... Esos argumentos y todos con los que puedan pretextar las víctimas del verdadero mobbing, son excusas. Existen multitud de pruebas que pueden usarse para demostrar la existencia de mobbing, además los Juzgados y Tribunales españoles invierten la carga de la prueba, y al trabajador le basta con presentar indicios de prueba, siendo la empresa quien posteriormente deberá demostrar que la conducta imputada no tenía como objeto discriminar o vulnerar derechos fundamentales del trabajador. En caso de no contrarrestar la prueba, la empresa será condenada.

Las grabaciones son una prueba válida, admitida y utilizada en los procesos laborales. Cualquiera puede grabar situaciones de acoso laboral en el trabajo para utilizarlas en una demanda en tutela de sus derechos fundamentales. Aquí os dejo un ejemplo real, donde podéis ver que el jefe se desenmascara enteramente con argumentos como "si no te gusta te das la baja". Pero es que el colmo viene en el minuto 3:40, escuchad vosotros mismos:


Imaginaos la cara de poema que debía poner el "presi" al saber que habían grabado la conversación. Y es que no le queda otra que reconocerlo, la mentira tiene las patas muy cortas. El hostigamiento también tiene las patas muy cortas, pero tenemos que ser hábiles y sobretodo íntegros. (Nota: acoso no es una palabra que guste a nivel de juzgado, más aún cuando el proceso aún no ha finalizado y el acoso no está probado. Mejor hablar en el juicio de "hostigamiento" o "conductas contra la dignidad"). ¿Es legal hacer grabaciones ocultas? Las grabaciones son legales, mientras no se obtengan de forma ilegal, así lo dice el art. 90 de la LJRS (Ley reguladora de la Jurisdicción Social). Deberemos respetar dos sencillos requisitos y la grabación será válida (constatado por el Tribunal Constitucional):
  • Que nosotros participemos en la conversación (es decir, no podemos grabar conversaciones de terceros).
  • Que en la conversación no se traten temas íntimos de otra persona. Hay que grabar mobbing, porque lo que nos interesa son las conductas de acoso, nada más.
Así que cuando seamos objeto de mobbing, grabaremos las conversaciones. Cualquier dispositivo, -por ejemplo un teléfono móvil-, puede servirnos. En el improbable caso de que nos pillen ¿qué problema hay? total, están practicando mobbing contra nosotros, ¿será que no nos quieren? igualmente íbamos a denunciarlos por mobbing y a demandar nuestros derechos, así que no pasa nada; cogemos nuestra grabación y nos volvemos a nuestro puesto de trabajo haciendo caso omiso de todos los reproches. Las represalias en derecho laboral son nulas: Si nos despiden será despido nulo, si nos sancionan será sanción nula. Muchas veces el mobbing es el precedente del despido. Quieren que nos vayamos por patas, y ahorrarse pagarnos una indemnización, por eso utilizan la violencia moral contra nosotros y repiten constantemente: si no te gusta te vas. Pero nuestra medicina contra el tramposo/agresor es la denuncia. Una vez denunciado, o declarada nuestra intención de denunciar (de forma escrita), cualquier despido será nulo por entenderse como represalia. Por tanto, estaremos blindados ante el despido. En cuanto al trabajo; haremos las funciones que correspondan a nuestro contrato y nuestra categoría profesional. No haremos horas fuera de lo estipulado en contrato o convenio. Los sábados trabajará la prima de la mujer de la empresario, pero nosotros no. Si estamos enfermos iremos al médico, y si este lo recomienda cogeremos la baja. Cualquier conducta de acoso, la plasmaremos en forma de queja por escrito y la presentaremos con sello de entrada y firma de recibí en la empresa.

Al final lo que cuenta son los resultados. Si la empresa quiere echarnos a golpe de acoso para no pagarnos la indemnización, le va a salir mal la jugada, porque acabará pagando dos indemnizaciones en lugar de una; la correspondiente al despido improcedente (45 días por año, por la antigüedad acumulada hasta febrero 2012, y 33 por el resto), y además pagará una indemnización civil por los daños psicológicos causados y los periodos impeditivos en el que la víctima no ha podido realizar sus funciones. Las sentencias de mobbing salen muy caras. Hablamos de decenas de miles de euros, hasta superar los 100.000 euros en algunos casos.

Artículos relacionados: Consecuencias del acoso laboral. Acoso laboral y mobbers silenciosos. _________________________________________________________________________


1 comentarios:

  1. Hola, ocurre mucho que el acoso laboral se de dentro de las salas de trabajo por parte de los jefes de turno y en esas salas donde hay ordenadores con datos de clientes a la vista está prohibido sacar el móvil. ¿Sería válida la grabación ante un juicio si la he grabado con el móvil en estas circunstancias?, ¿si el móvil lo tengo en el bolsillo y no lo saco valdría? ¿me compro una grabadora para estos casos?.

    Gracias

    ResponderEliminar

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal