lunes, 4 de febrero de 2013

El despido objetivo tras la reforma laboral de 2012.

Menea este post en Meneame.net

En España las reformas laborales son frecuentes, y propias de la ansiedad de los gobiernos al ver como inexorablemente nos dirigimos al "tortazo" económico y laboral. El único elemento común en todas ellas, es que ninguna ha producido los efectos esperados. Los abogados no estamos nada contentos con las reformas laborales.

El despido objetivo también fue reformado en febrero de 2012, e introduce modificaciones sustanciales en los criterios que puede alegar el empresario para justificar el despido, aunque mantiene la cuantía de la indemnización (20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades). El despido objetivo reformado, no ha producido los efectos esperados, en la medida que tiene un defecto estructural que lo conduce a la destrucción sistemática de empleo. Esto sucede por una sencilla razón; al empresario le sale más económico pagar una indemnización, que mantener un puesto de trabajo "prescindible" o incluso utilizar sistemas como el descuelgue salarial. Esta es la fórmula:

Flexibilizando las causas por las que se puede despedir a un trabajador por la vía objetiva + Eliminando los salarios de tramitación en caso de que el despido resulte finalmente improcedente = Perfecta herramienta que utilizan los empresarios para amortizar puestos de trabajo a golpe de despidos y explotar a los trabajadores que quedan en plantilla.

La eliminación de los salarios de tramitación ha dado manga ancha a los empresarios. Los salarios de tramitación son los que transcurren desde el despido hasta que una sentencia declara la improcedencia o nulidad del despido, y se satisfacen en las mismas condiciones que tenía el trabajador cuando estaba prestando sus servicios en la empresa.

Sólo hace falta coger una calculadora y hacer números. Sin los salarios de tramitación, el empresario recupera la cuantía de la indemnización por despido, cuando lleva unos cuantos meses sin pagar al trabajador. Y si falta mano de obra, solo tiene que "exprimir" un poco más a los trabajadores restantes.

Entrando un poco en materia cito las causas por las que se puede despedir a un trabajador por la vía objetiva:

1. Ineptitud del trabajador que se conozca o sobrevenga con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa.

2. Falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas, cuando éstas sean razonables.


4. Por causas objetivas técnicas, cuando por mejora de la tecnología o de los medios de producción, la mano de obra del trabajador es prescindible.

5. Causa organizativa, cuando se reestructura el sistema de producción o se reorganiza la plantilla, y el puesto del trabajador queda prescindible.

6. Causas productivas, sobretodo cuando se haya producido una merma en la demanda de productos o servicios de la empresa.

7. Por faltas de asistencia al trabajo, aún cuando sean justificadas e intermitentes. El absentismo debe alcanzar el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25% en doce meses consecutivos. Uno de los daños colaterales de esta regulación es que pueden despedirte por estar de baja médica.

8. Para entidades sin ánimo de lucro, cuando se supriman las subvenciones otorgadas por las Administraciones Públicas que permitían satisfacer las retribuciones del trabajador.


En cualquier caso las causas alegadas por el empresario para justificar el despido objetivo, deben ser probadas, y deben caben en unos parámetros jurisprudencialmente sentados. De lo contrario se declararía la improcedencia del despido, con los consecuentes efectos de los que hablaremos en otra entrada.




_________________________________________________________________________






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal