jueves, 24 de enero de 2013

Camino a una Nueva Revolución Obrera.

Menea este post en Meneame.net
En estos tiempos que estamos viviendo, tras ver como el Gobierno está vendiendo los derechos laborales de los trabajadores, se me plantea la necesidad de hablar un poco sobre la Historia del Derecho Laboral, porque de este modo, se entiende mejor la gravedad de la fechoría gubernamental. La Historia nos muestra el por qué y el cómo hemos alcanzado esta esfera de derechos laborales que hoy disfrutamos y lo importante que resulta protegerlos y defenderlos ante las agresiones gubernamentales.


En la Grecia clásica y la Roma imperial, a pesar de encontrar un finísimo y cuidadoso derecho romano, no se regula un derecho laboral o del trabajo, sino la figura del esclavo. Éste estaba revestido de un régimen inconcebible hoy en día. El esclavo era una propiedad "res", sobre la cual el dueño no tenía ninguna obligación ni ningún deber. Su carácter de no-persona le impedía ser dueño de nada, ya fuera material o inmaterial.

Habría que esperar hasta el Derecho romano tardío para encontrar la locatio conductio operarum, una de las primeras manifestaciones de trabajo libre. Es lo que hoy se traduce en arrendamiento de servicios.

En la Edad Media con la consolidación del régimen feudal nos encontramos con la servidumbre concebida como la adscripción del siervo a la tierra (gleba) y por el carácter hereditario de tal condición. El trabajo del siervo no era remunerado. Solo percibía lo indispensable para su subsistencia.

El trabajo libre no aparecería hasta los siglos V-VII, en el que los "hombres libres" sentaron las bases de un derecho laboral, basado en la amplia libertad de las partes para pactar las condiciones laborales. Sin embargo, la esclavitud convivía con este régimen laboral, aunque no era tan intensa como en el imperio romano, y con el tiempo acabaría siendo rechazada por la sociedad.

Durante el s. XIII, en época de sociedades precapitalistas, aparecen los gremios, que agruparon a comerciantes, artesanos e industriales. Toda persona que pretendiese ejercer un oficio debía pertenecer a un gremio. El gremio estaba integrado por tres tipos de profesionales; maestros, oficiales y aprendices.

Aquí aparecieron las ordenanzas gremiales, que debían ser aprobadas por las autoridades competentes. El cumplimiento de las mismas, se vigilaba por los veemedores, que fueron el antecedente primero de los Inspectores de Trabajo.

Ya en la Revolución industrial, con el avance de la tecnología y la concentración de trabajadores en fábricas, se cambió el pensamiento del trabajo como una relación laboral moderna. Sin embargo moderna en cuanto a concepto, pues los derechos eran pobres, venían determinados por unas condiciones laborales miserables (largas jornadas y poco salario). Se instauró el sistema truck system en el que los empresarios podrían satisfacer los salarios de sus trabajadores mediante bienes producidos en su empresa o mediante vales de dinero emitido por los empresarios.

Por tanto existía un desequilibrio efectivo entre empresario y trabajador, y habría que esperar en el tiempo hasta que las condiciones laborales fuesen tan insoportables, que llevasen a la aparición del Movimiento Obrero, que propició un cambio de situación.

Las primeras normas de Derecho Laboral, fueron paradójicamente, no para la defensa de los derechos de los trabajadores, sino para la represión del Movimiento Obrero, que era a todas luces; un "grano en el culo" para la producción capitalista y la burguesía.

Poco a poco la presión del Movimiento Obrero significó una lenta pero efectiva toma de conciencia por parte de los poderes públicos en orden al establecimiento de medidas protectoras de los trabajadores. A partir de la segunda mitad del s. XIX aparecen las primeras normas modernas relativas a la jornada de trabajo, a los descansos entre jornadas y semanales, al salario, al trabajo de las mujeres y de los menores, a la protección frente a los accidentes de trabajo, y al paro forzoso y la jubilación.

El Derecho del Trabajo se internacionalizó en 1901 con el surgimiento, con sede en Suiza, de la Asociación Internacional para la Protección Legal de los Trabajadores a fin de estudiar la cuestión obrera y prestar asesoramiento a los países miembros.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) adquiriría personalidad jurídica y autonomía plena en 1946.


El Derecho Laboral tal y como lo conocemos hoy, -o por lo menos lo conocíamos antes de la crisis y las últimas reformas laborales-, es el resultado de la lucha durante la historia de las clases populares -de la sociedad-, contra los abusos de los poderes, en sus distintas formas a lo largo de la historia (dueños de esclavos, señores feudales, burguesía y plutocracia en general). 


En el actual Españistán a diferencia de cualquier país civilizado, en época de recesión económica y laboral, se ignoran los derechos de los trabajadores y pequeñas empresas o comercios.  Bajo el pretexto "hay mucha crisis", la habitualidad e impunidad con la que los empresarios delinquen, aplastan y limitan los derechos laborales de los trabajadores es abrumadora. Por lo cual, igual que sucedió tras la Revolución Industrial, nos dirigimos inexorablemente hacia una Nueva Revolución Obrera.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

Laboroteca.com con vosotros desde Diciembre 2012 - | - Aviso Legal - | - Penaloteca.es, web dedicada al Derecho Penal